Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» buenas a la gente del foro
Mar Mar 29, 2016 10:48 am por Sayrus

» Buenas a todas :3
Mar Mar 29, 2016 10:48 am por Sayrus

» Ciaossu, gente!
Mar Mayo 05, 2015 12:48 pm por Cannon Indeciso

» Tengo tendinitis y me rebané un jodido dedo
Miér Abr 08, 2015 8:00 pm por Diana Keigo

» De encuentros y confusiones inesperadas [Itzuma Daimaou]
Dom Abr 05, 2015 2:19 pm por Sora Takahashi

» # Reglamento general
Dom Abr 05, 2015 3:28 am por ChachisPistachisTKM

» Ficha de Shion  H. Toudou
Miér Abr 01, 2015 5:38 pm por Itzuma Daimaou

» # Registros de empleo/cargos
Lun Mar 23, 2015 7:03 am por Dino Cavallone

» # Registros de físicos
Lun Mar 23, 2015 7:00 am por Dino Cavallone

JOKER
HEADMASTER
PERFIL | MP
DIANA KEIGO
ADMINISTRADORA
PERFIL | MP
HERMANOS


ÉLITE

50x50
Photobucket Kingdom of the Old Ones
PearlHook University
Ratbag Punce
El ultimo cosmos
East of Eden Magnetic


Afiliados Normales


Katekyo Hitman Wars! © Es un foro que trabaja bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

La historia del foro pertenece a Akira Amano y ninguna de de las imágenes utilizadas nos pertenece, el crédito va para sus respectivos autores. Imágenes provenientes de Zerochan, Deviantart, Pivix y Tumblr; códigos provenientes de Sourcecode

El diseño del foro fue elaborado por ROSHIO (VMPRLSS.FOROACTIVO) & P4NICO.

Licencia de Creative Commons


Toc, toc, toc. Who's there? [pv Sho-chan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Toc, toc, toc. Who's there? [pv Sho-chan]

Mensaje por Byakuran Gesso el Vie Feb 06, 2015 5:57 am


Toc, toc, toc. Who's there?
Is the creepy bad wolf!


Esto es lo que hace la locura.


Quien soy, quien seré, quien fui?
Lalalalala lalalala da igual, soy feliz! Lalalalala lalalala.
Gira, gira, gira, pequeña rueda de la fortuna, gira, gira, gira para mi como una ruleta rusa. Dispárame, con una bala, la única bala puesta en el cargador, dame tu fortuna con esa única bala y tíñelo todo de sangre. Mi futuro, mi presente, mi pasado, todo! Por favor! No me importa! Al fin y al cabo no podré recordarlo!

Mis manos estaban estiradas en forma de cruz girando junto con mi cuerpo y mis ropas completamente desaliñadas que se agitaban con el viento. Tenía los ojos cerrados y no dejaba de reír, quizás al principio había sido una risa pura y llena de pasión, igual que la de un niño inocente, pero poco a poco se había ido tornando más fuerte y con un toque siniestro, mas apurada, más agitada, con una pizca de locura, algo que de alguna manera siempre estaba presente en mi.
Esa toque de locura era el que daba sabor a mi vida, era mi verdadera esencia, mi centro...el que daba sentido a todo, ese pizca roja en mi interior que daba color a la blancura de mi ser, esa gota carmesí que era encubierta por mis infantiles y puras facciones que en un primer vistazo se pudieran apreciar, ya que si conseguías ver más allá te darías cuenta de lo asquerosamente retorcidas que eran, como mi sonrisa de aquellos momentos.

Que bonita era la vida, ahora que yo estaba en el mundo! Reí, pero paré en seco bajando mis brazos ahora pegados a mi cuerpo. Espera...aquella frase era así? Que mas daba!
Me carcajeé con fuerza de nuevo y salí corriendo de allí.

Morir, no morir, esa es la cuestión! Quien había dicho eso hacía tanto tiempo? Sonreí ampliamente. Pero y si de nuevo volvía a confundirme? Acaso era eso un pecado? Si, posiblemente.
Si hubiera tenido una educación más rica que la que había tenido o si al menos consiguiera recordar algo todo estaría bien, quizás podría ser normal y todo! Pero nada había salido según el plan, todo se había perdido, en el espacio...en el tiempo...en mi propio mundo.
No poder recordar...eso era un privilegio o una maldición? Acaso era tan malo? Acaso era tan bueno? Aun no lo sabía, puede que jamás lo supiera, ya que a pesar de haber vivido tantas experiencias en tantos mundos paralelos no había vivido, solo había existido, como un cero a la izquierda. Jamás podría decidir si estos eran gratos o no, ya que no tenía esa cualidad, nunca, ni si quiera en la vida que llevaba ahora me habían enseñado a diferenciar entre estos básicos conceptos que hasta un niño podría saber.

Había visto miles de oscuridades en la luz y miles de luces en la oscuridad. Muchas de ellas se habían apagado en mis ojos, la de Venus, la de Mercurio, Marte, Júpiter, Saturno, la luz cándida de una vela encendida en una cena para dos. También había visto morir una estrella en el cielo de Orión. Había visto cosas que la gente jamás creería...atacar naves en llamas más allá de la nebulosa de Andrómeda. Había visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser...el problema...era que todos esos momentos se perderían... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia.
Cada vez que uno de esos recuerdos se perdían una parte de mi moría, lentamente, poco a poco. Miserablemente se desvanecía.

Lagrimas se comenzaron a formar en las cuencas de mis ojos haciendo que los restos de la sonrisa de antes se mezclaran con la línea recta formada ahora en mis labios.
Dolía. Dolía poder recordar, pero estaba seguro de que si no se recordaba sería lo mismo. Daba igual si era bueno o malo, pero recordar siempre te ayudaba. Aunque fueran recuerdos dolorosos, incluso malos, era mejor recordar, era mejor saber. El conocimiento era poder y más para alguien que no podía hacer nada.

Llegué hasta un árbol de aquella extensa calle en la que me encontraba y apoyé mi espalda contra el, sacando con rapidez una bolsa de mis dulces prediclectos, los malvaviscos, sintiendo como el agua que anegaba mis ojos pronto se desbordaría y caería como una cascada por mis mejillas.
Mis fuerzas se desvanecían al igual que mi mascara. No era alguien fuerte, solo apartaba a los demás con odio  y una sonrisa porque así era como se suponía que debía ser, porque en mi no quedaba otro sentimiento que no fuera ese. Ser rechazado, ser odiado, ser el malo del cuento fingiendo ser una persona amable y feliz. Cuando en realidad era una persona sin sentimientos, sin pasado, sin futuro ni un presente marchitándose como una fresca rosa roja en primavera que con el primer granizo se rompía y moría.


Es toda una experiencia vivir con miedo, verdad? Eso es lo que significa ser esclavo.


Una voz resonó en mi cabeza haciendo que la levantara con miedo mirando a todas partes dejando que una pequeña gota de rocío, proveniente de mi ojo, se desbordaran de la fresca rosa por mis mejillas fortaleciendo las fuertes espinas que asfixiaban mi corazón.

Rápidamente limpié esa lagrima escuchando un sonido tras este en mitad de la calle. Pelo naranja como la zanahoria y unas gafas que reconocería en cualquier lugar, en cualquier época, en cualquier mundo. Me acerqué hasta él con la cabeza baja esperando que no me reconociera hasta que le llamara por su nombre. Me posicioné justo delante de él y sonreí de manera divertida pero misteriosa-hi hi Sho-chan~-dije con un deje cantarino.


Tenía miedo...
No había señal de vida humana...
No había noticias desde la estación.



MONSTER:

Byakuran Gesso

Masculino Mensajes : 19
Localización : No te importa~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, toc. Who's there? [pv Sho-chan]

Mensaje por Irie Shoichi el Dom Feb 22, 2015 9:14 pm

La calma aparente y equilibrada con la música proveniente de sus audífonos solo era como una ilusión irreal que la vida le otorgaría durante dos o hasta tres semanas, a la espera de nuevos avances o noticias sobre las investigaciones que llevaba con Diana Keigo, la nueva integrante del grupo de investigaciones e ingeniería. Estaban avanzando rápido para ser dos personas y ello le sorprendía un poco, pronto llegarían a un buen puerto si lograban estabilizar el prototipo que ya tenían armado con lo que les había entregado Dino.

Sabía que la situación de Vongola era complicada, pero aún así estaba dispuesto a ayudar tal como lo había hecho en un pasado -o futuro-; por el bien de esos lazos que había formado con los jóvenes mafiosos y hasta por Spanner lo haría, ya no se sentía tan culpable de todo lo que había sucedido. Aquello se había borrado de su persona cuando asimiló las cosas, recuerdos, alegrías y sorpresas.

Como aquella sorpresa en la batalla de los representantes.

No esperaba encontrárselo tan rápido, y mucho menos en esa situación. No intercambiaron más palabras que lo necesario y poco se habían dicho desde ese momento hasta ese entonces. ¿Lo había estado evitando?, era al parecer lo más posible de todo, no quería repetir los mismos errores, el tropezar por segunda vez con la misma piedra era estúpido. Bastante difícil había sido el fingir una amistad luego de que su cabeza adquiriera recuerdos de distintos futuros, asimilarlos y tratar de buscarles una solución, llegando a la única conclusión de que solo tendría que eliminar a su mejor amigo.

El que había pasado con él durante esos cinco años era algo que se preguntaba a menudo pero no se atrevía a ir más allá que una simple preocupación. Suspiró de manera ligera, se quitó las gafas y las limpió con la punta de su camisa celeste en cuanto llegó a un cruce. Le estaba poniendo demasiada importancia a ese tema luego de su encuentro con Dino, ¿De que bando se perfilaría el ex líder de Millefiore ahora?, ¿Qué sucedería si se volvía a encontrar con él?, ¿Qué pasaría si el otro se encontraba nuevamente en el bando enemigo?

Lo dudaba mucho, pero las respuestas a todas sus interrogantes se encontraban ahora a solo unos pasos. Maldito sea el día en el que decidió desviarse de su camino usual a casa. Se quedó estático observando la escena sin saber si huir rápidamente del lugar o acercarse.

Byakuran-san...

Decantó por la última opción algo tembloroso se acercó, apretando la correa de su bolso cruzado con ambas manos. Duda total en cuanto lo llamo por tercera y cuarta vez, pareció reaccionar con la quinta. Shoichi podría jurar que su viejo amigo había estado llorando hace unos momentos atrás.

Era él, su pesadilla en vida. Estaba ahí otra vez sonriéndole como si nada, amenazando su cordura.

¿Te-te encuentras bien? —preguntó tembloroso, ignorando todas las señales de advertencia que su cerebro le daba—. ¿Qué haces en Namimori?, es peligroso

Mantuvo la calma, había crecido. Ya no era el niño del que se había burlado la última vez que se encontraron. Decidió no seguir preguntando cosas demás sobre la situación actual, Dino le había dicho que todo aún era un secreto y el soltar cosas frente a Byakuran solo podía significar desastre.

¿Necesitas ayuda?

Spoiler:
Lamento la demora ;A; y lo poco que se entiende el post (?)



Irie Shoichi

Masculino Mensajes : 30
Localización : ¡N-no te importa! (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, toc. Who's there? [pv Sho-chan]

Mensaje por Byakuran Gesso el Dom Mar 01, 2015 9:04 am


Toc, toc, toc. Who's there?
Is the creepy bad wolf!



Mis ojos se fijaban en cada movimiento de que aquel que un día se había hecho llamar mi amigo. Acaso seguía siéndolo? Supongo que si. No podía evitar sentirme guiado hacia él en todos aquellos mundos que mis decisiones y las de la humanidad habían construido.
Era como el estúpido cuento en el que el león y la oveja se enamoran. Porque lo hacían si sabían que uno de los dos acabaría comiéndose al contrario? Supongo que era porque habían dejado de lado su instinto de supervivencia y solo deseaban amar una vez antes de morir y que todo acabara.
Continué mirando a Shoichi, acaso era eso lo que nos pasaba a nosotros? Yo siempre acechandole desde las sombras y el siempre mirándome de aquella forma temeroso de todo lo que pudiera hacer porque era débil? La verdad no tenía ni idea, nunca había sido bueno para aquellas cosas y menos para cuentos.

Sonreí levemente-me parece que el que debería preguntar si se alguien se encuentra bien tendría que ser yo no?-acabé riendo-tan solo mirate, bien aferrado a tu mochila como un niña pequeño cuando se va a confesarle su amor a una niña-volví a reír de manera musical dándole un pequeño golpe en la nariz-peligroso? Porque iba a ser peligrosa esta ciudad, mmm?-enarqué una ceja llevándome la mano al mentón pensando-ah! No me estarás ando una pista para que vaya a matar a Tsu-kun no?-de nuevo estallé en risa y moví la mano restandole importancia-es broma, es broma-volví a reír limpiándome las lagrimas de la risa-pero la verdad es que seguía dándole vueltas a tu nerviosismo...-me acerqué al rostro ajeno apoyando mi frente contra la contraria-acaso te vuelven esos dolores de barriga solo que conmigo esta vez? Acaso no deseabas volverte a encontrar conmigo en esta época? Tanto me detestas?-mi rostro se volvió completamente serio y luego volví a separarme de él dándole la espalda-si es así no hace falta que te molestes en ser amable conmigo, al fin y al cabo solo eres una pieza en mi ajedrez, o acaso lo olvidaste?-giré solo un poco mi cabeza de forma que solo pudiera ver mi sonrisa retorcida y mis ojos quedaran tapados por mi blanco cabello-si tanto miedo te doy solo escapa corriendo, no te perseguiré si es eso lo que realmente quieres, pero piénsalo bien-me encogí de hombros-de todas formas sabre como encontrarte por mucho que te escondas-me giré y le saca la lengua a la vez que tiraba de la piel debajo de mi ojo hacia abajo con un dedo y luego reía abandonando el tono tan serio de mis palabras.

Peligro. Por eso estaba allí aunque no sabía muy bien que iba a hacer cuando me lo encontrara de frente? Lo que era seguro era que o saldría corriendo, lo enfrentaría, pero no sabía de que modo. Ayudaría a Tsuna? Me uniría a New Vongola para acabar de una vez por todas con aquel grupo tan vivaracho? O permanecería neutral hasta el fin de los tiempos? Tenía una confusión demasiado grande en aquellos momentos como para pensar que deseaba hacer y tampoco quería tomar una decisión precipitada. Debía estar seguro cuando finalmente me decantara por una cosa u otra y aquel no era el momento.
Tampoco era tiempo de hacerse el héroe trágico, no, era momento de divertirse y cuando los problemas llegasen continuaría divirtiéndome pero de otra manera diferente, en mi mente siempre sonaba la misma cantinela.

De nuevo, otro día más Dios me observaba jugando con mi vida a pesar de que yo luchaba para romper aquello y vivir cada momento como ya deseara. Pero era imposible, aquel Dios al que tanto odiaba, junto al destino me habían encerrado en un ciclo interminable de vida y muerte donde yo era una rosa blanca nutriéndose de sangre para vivir con la única razón de poder saciar mi consumido corazón.
Luchaba, día a día, pero porque? Que estaba protegiendo? Porque me empañaba tanto en seguir en aquel mundo al que nadie ya me ataba? Porque deseaba seguir viviendo? Porque luchaba? Nadie me había prometido ninguna recompensa por matar a tanta gente y nadie lo haría jamas. Nadie me ofrecida salvación al final de esa vida, ni si quiera en aquellos momentos nadie me tendía una mano amiga, yo no confiaba en nadie, estaba solo, pero así estaba bien. Cuando se derrumbaría aquel repugnante cuerpo consumido? Solo el tiempo lo diría. Mientras una extraña voz seguía retumbando en mi cabeza burlándose de mi a la vez que yo continuaba balanzeandome de un lado a otro cubriéndolo todo de sangre hundiéndome cada vez mas en las profundidades.
Acaso aquellos repetidos días de destrucción no acabarían nunca?
Por eso debía de luchar, para acabar con aquel aburrimiento. No había nada más. No podía morir. No era humano y si alguna vez lo había sido aquella parte de mi se había desvanecido hacia mucho tiempo. Por eso seguía allí destruyendo todo a mi paso sin sentir lo más mínimo, ni si quiera la brisa sobre mi piel.


A mi paso florecían flores de sangre.



MONSTER:

Byakuran Gesso

Masculino Mensajes : 19
Localización : No te importa~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Toc, toc, toc. Who's there? [pv Sho-chan]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:21 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.