Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» buenas a la gente del foro
Mar Mar 29, 2016 10:48 am por Sayrus

» Buenas a todas :3
Mar Mar 29, 2016 10:48 am por Sayrus

» Ciaossu, gente!
Mar Mayo 05, 2015 12:48 pm por Cannon Indeciso

» Tengo tendinitis y me rebané un jodido dedo
Miér Abr 08, 2015 8:00 pm por Diana Keigo

» De encuentros y confusiones inesperadas [Itzuma Daimaou]
Dom Abr 05, 2015 2:19 pm por Sora Takahashi

» # Reglamento general
Dom Abr 05, 2015 3:28 am por ChachisPistachisTKM

» Ficha de Shion  H. Toudou
Miér Abr 01, 2015 5:38 pm por Itzuma Daimaou

» # Registros de empleo/cargos
Lun Mar 23, 2015 7:03 am por Dino Cavallone

» # Registros de físicos
Lun Mar 23, 2015 7:00 am por Dino Cavallone

JOKER
HEADMASTER
PERFIL | MP
DIANA KEIGO
ADMINISTRADORA
PERFIL | MP
HERMANOS


ÉLITE

50x50
Photobucket Kingdom of the Old Ones
PearlHook University
Ratbag Punce
El ultimo cosmos
East of Eden Magnetic


Afiliados Normales


Katekyo Hitman Wars! © Es un foro que trabaja bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

La historia del foro pertenece a Akira Amano y ninguna de de las imágenes utilizadas nos pertenece, el crédito va para sus respectivos autores. Imágenes provenientes de Zerochan, Deviantart, Pivix y Tumblr; códigos provenientes de Sourcecode

El diseño del foro fue elaborado por ROSHIO (VMPRLSS.FOROACTIVO) & P4NICO.

Licencia de Creative Commons


Rey blanco [Priv. Tsuna]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rey blanco [Priv. Tsuna]

Mensaje por Vincent Auditore el Miér Feb 11, 2015 9:33 pm

Uno, dos, tres, cuatro, cinco... una vuelta de baile y una risita infantil que hizo a unos cuantos voltearse para ver de donde provenía. La chaqueta corta militar con detalles dorados, los pantalones blancos y las botas negras hasta por debajo de la rodilla solo eran un atuendo más en las transitadas calles comerciales de Namimori, el seguir la moda a ella no le importaba para nada, ¿Para que?, no era como ellos, sus ovejitas de estudio, su laboratorio personal. La insignia de Varia en su uniforme había desaparecido en cuanto bajó del avión en el aeropuerto de japón, al igual que su cabello amarrado en una trenza que le caía por el lado izquierdo del rostro, no quedaba nada de ese orden en el que tanto se había esmerado desde que dejó el cuartel central en Italia, hasta la pequeña maleta negra que había cargado estaba desaparecida entre el resto del equipaje. Era una buena actriz cuando se trataba de esos asuntos, demasiado buena dirían algunos, pero solo había algo en lo que todos aquellos que le conocían bien estaban de acuerdo cuando ella tenía esa sonrisita de diversión en el rostro: problemas, y problemas al estilo "Informante del Varia". Más bien al estilo "Vincent Auditore", el lobo con piel de oveja.

Otra media vuelta y una reverencia a la persona que venía tras ella. El hombre de edad mayor le miró un tanto extrañado sin saber como reaccionar, la chica de orbes tan rojos como la sangre solo le sonrió ampliamente, resumiendo todo su ser en aquel simple y marcado gesto; estiró ambos brazos a los costados de su cuerpo antes de mirar al cielo, sin dejar el teatro que era su vida.

¡Vamos!, ¡Denme su mejor actuación!, ¡La estoy esperando!

Y río, río sin parar durante algunos segundos. Cuando se detuvo la gente a su alrededor se había movido de posición, a una segura y lejos de ella, Vincent volvió a reír, suave ahora que ya las pieza habían comenzado a moverse. ¿Estaría ella sola orquestando el movimiento o Cavallone y el amado CEDEF ya habían hecho de las suyas?, ¿Eso le quitaría algo de diversión?, ¡Para nada!, ¡Se encargaría de meter de su propia cosecha al asunto para manipular todo ese divertido, amado, delicioso e interesante conflicto!, estaba segura de que se podría divertir un montón.

E incluso podría ir a comer estofado, le vendría bien aunque fuera verano, después de todo ya era casi la hora del almuerzo y su próxima víctima en el tablero tendría que establecer contacto con ella en ese tiempo. Por que si, claro que lo sabía, estaba en el lado opuesto al oscuro lado de la moneda, ¿Como no enterarse de algo tan simple estando en el mismo Varia?, ¿Qué no se moviera?

¡Que chiste! —río otra vez, poniendo sus manos en la cintura.

Por eso se había quitado la insignia del escuadrón de asesinato, no quería romper las reglas y que su Boss le lanzara una botella de licor a la cabeza. Sarcasmo puro, claro está.

Dando unos saltitos se dirigió a su Rey Blanco en cuanto lo divisó sin la escolta de sus guardianes en la espalda, entró por una galería, salió por la otra y para cuando estaba por chocarse con el chico bajito puso su mejor cara de "Soy Enma y me han apaleado de nuevo", terminando por simplemente agarrar los primeros papeles que encontró desde una carpeta encima de una mesa cercana y tirarse al piso entre una lluvia de papel inquietante. Se quedó de rodillas frente a Tsunayoshi, alzó el rostro con una mirada perdida.

L-lo siento —murmuró, comenzando a recoger el desorden.

¡Era perfecto!, ¡Un telón que se abre dando paso a una nueva escena!

Vincent Auditore

Mensajes : 14
Localización : En el todo y la nada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rey blanco [Priv. Tsuna]

Mensaje por Sawada Tsunayoshi el Vie Feb 13, 2015 12:09 am



Los años habían pasado y el joven Sawada se sentía cada vez más seguro en aquella ciudad que siempre fue su hogar, la cosas parecían irse calmando con el tiempo y cada vez sentía que era menos probable el entrar en algún conflicto en aquella zona, lugar que para él en estos momento era la ciudad más pacifica que podía encontrar, o al menos eso era lo que el castaño quería hacerse creer a sí mismo.

No quería romper con esto, no quería romper con la paz del lugar y acabar con la seguridad de simples civiles que no tenían nada que ver con conflictos externos, como lo era su madre.

Aun con diecinueve años el joven seguía haciéndole recados a su madre, más por obligación que por otro motivo, si seguía viviendo bajo el mismo techo debía al menos ser de un mínimo de ayuda, y si no iba ayudar ordenando en su pieza, esto era lo más fácil en lo que la podría cooperar. Claro esto no quitaba el hecho de que podía distraerse mientras era un poco útil. El joven se desvío del camino antes de siquiera acercarse a su destino, entrando al centro comercial con propósito fijo: videojuegos.

Camino por los pasillos tan despistado como de costumbre mientras pensaba en cual idiotez que se le viniera a la mente, fue entonces cuando una joven se tropezó toscamente frete a él, haciéndolo bajar fácilmente de su nube. Aunque no alcanzo a chocar con el castaño, aparentemente era su culpa, no era algo que pudiera asegurar ya que no estaba pendiente de la situación; de cualquier manera se hubiera detenido a ayudar a cualquiera. Él mejor que nadie sabe lo que es andar tropezándose o que se le caigan las cosas en publico.

— N-no te preocupes, no fue tu culpa. — Comento algo nervioso el castaño mientras se arrodillaba cerca de ella y la ayudaba a recoger papeles. — ¿Te encuentras bien? — Comento en una voz audible sin mirar directamente a la joven, sino más bien centrarse en su atuendo, ¿Qué era esa ropa que llevaba? En verdad llamaba bastante la atención para la voz tímida que había escuchado hace unos momentos. Pensamientos que se detuvieron al momento de llegar a examinar su larga melena roja, la cual le recordaba a su buen amigo Enma, ¿En dónde estaría en aquel momento? Se preguntó a sí mismo para luego desviar la mirada rápidamente. Se había quedado pegado mirándola sin darse cuenta y espera que ella tampoco se hubiera percado. Recogió unos últimos papeles esparcidos por el suelo. — Lo siento, no estaba pendiente del camino, ha sido mi culpa. — Se levando y le entrego su parte de los papeles que había recogido.




Sawada Tsunayoshi

Mensajes : 13

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rey blanco [Priv. Tsuna]

Mensaje por Vincent Auditore el Vie Feb 13, 2015 3:57 pm

Vincent sonrió para sus adentros divertida mientras recibía los papeles. Infiltración exitosa cantó en su mente, ordenando los papeles con cuidado otra vez en la carpeta, se puso de pie, no sin antes sacudir sus pantalones que habían quedado con algo de polvo tras la "caída". Ajustó un mechón de cabello rojo tras su oreja, mientras las pupilas con esa extraña característica solo presente en la sangre Simon se posaban otra vez en el joven ex-jefe de la mafia Vongola, sonrió para luego hacer una reverencia un tanto amplia a modo de dar las gracias, ¿Qué quedaba?, solo comenzar a jugar en el tablero. Todo terminaría en un jaque mate tarde o temprano después de todo.

¡Muchisimas gracias!, Tsu-na-yo-shi-ku-un

El inicio del apocalipsis se marcaba en ese tono juguetón mientras extendía la sonrisa divertida en su rostro. Tiró la carpeta hacía atrás como si nada para poner las manos sobre su cintura, se quedó allí, en una pose triunfante antes de comenzar a examinar al chiquillo como cuál mercadería de supermercado. En silencio, con concentración lo estudió durante algunos segundos que para muchos hubieran parecido eternos; y cuando la última hoja de la carpeta calló al piso se dignó a hablar.

Actitud infantil, piernas cortas, cabello castaño, predecible y horriblemente inocente... definitivamente tu eres Sawada Tsunayoshi —puso una mano bajo su mentón y comenzó a caminar alrededor del décimo Vongola, como si ni siquiera le importara el resto. Y claramente aquello no le importaba en lo más mínimo—. Me es un fastidio presentarme pero dado que conozco tus más profundos y oscuros secretos, al menos debería decirte mi nombre: Vincent Auditore, la informante

Y se detuvo, extendiendo su mano hacía el para estrecharla. Solo que segundos después la quito, como si hubiese recordado algo de suma importancia; se llevó la mano al mentón otra vez, meditando. Ya lo había recordado. Con su mano izquierda comenzó a enumerar sus puntos importantes, siempre iban mejor las listas con una persona confundida, y en esos instantes estaba totalmente segura que el chico que estaba frente a ella saldría corriendo en cualquier minuto para comprobar si el resto de sus compañeros estaba bien. Que sentimental.

Uno: si, soy un pariente muy lejano de Enma; dos: si, también sé de tu situación; tres: no, no soy peligrosa... al menos por ahora —aclaró. Una vez terminado todo su dialogo, tomó a Tsunayoshi de los hombros y lo encaminó hasta el local de comida más cercano—. Iremos a comer primero por que muero de hambre, vengo de un viaje largo ~

Actitud infantil imposible de aguantar, esa era Vincent Auditore y su fascinación por jugar con la humanidad.



Vincent Auditore

Mensajes : 14
Localización : En el todo y la nada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rey blanco [Priv. Tsuna]

Mensaje por Sawada Tsunayoshi el Lun Feb 16, 2015 10:25 pm



Observo su reverencia haciendo un gesto con las manos intentando decir que no era necesario, no al menos movimientos tan llamativos; pero esto le dejo de importar en el momento en el cual la pelirroja dijo su nombre de improvisto. — ¿Tu… me conoces? — Pregunto el castaño en voz baja y con clara sorpresa en su voz, su piel se empalideció un poco al escuchar su nombre en la boca de una desconocida, no era la primera vez que le ocurría y las veces anteriores no habían terminado muy bien. Pero lo que estaba claro era que la joven lo conocía, no había duda de eso, pero Tsuna no podía espabilar mientras veían como las hojas recién recogidas caían nuevamente al piso y se desparramaban nuevamente por los alrededores. No sabía exactamente que esperar o cómo reaccionar ante aquella muchacha pero por sus reacciones tan expresivas y su ropa tan llamativa no podía ser una persona normal, solo esperaba no encontrarse en problemas.

Entonces el castaño puso poner mayor atención a sus palabras — ¿He?.... ¿Es que no tengo ninguna cualidad buena? — No pudo evitar comentar en voz baja para sí, sin interrumpir el monologo de la muchacha quien se presentaba a sí misma como informante. En cualquier caso ya estaba acostumbrado a lo describieran con cualidades denigrantes, Reborn estuvo por años tratándolo de esta forma. — Espera, ¿Qué haces… — Comenzó el castaño pero antes de continuar con su consulta la joven lo interrumpió para seguir con su presentación, la cual termino de sorprenderle.

— ¡He! ¿A comer? Espera un minu… — Pero otra vez su desesperación era interrumpida, aunque esta vez no por palabras  si no que era empujado al restaurante de comida más cercano. Tenía cosas que hacer pero en verdad era mucho más importante conversar con Vincent en estos momentos, de todas formas igual estaba perdiendo el tiempo. Y con este último pensamiento en mente el joven se sentó en el restaurant y suspiro. Ya no era el mismo joven de hace cinco años atrás que recién conoció a Reborn, ahora tenía diecinueve años y era prácticamente un adulto o eso intentaría parecer al menos. — Ya que me trajiste a aquí, al menos podrías responder mis preguntas, ¿no? — Intentaba mostrarse calmado pero claramente no le resultaba, estaba muy aturdido por todo lo que recién había pasado y si ella tenía algo que ver con las mafias, él no querría tener nada que ver con ella, o que ella se acercara a sus cercanos. — La primera es, ¿Por qué estás en este lugar? ¿Solo me buscas a mí? ¿Tienes más aliados?… ¡ha! eso ha sido más de una pregunta. — Murmuro esto último para sí mismo, en verdad no podía mantener la calma si se trataba de las mafias. — En cualquier caso, no quieres hacerme daño ¿verdad?, digo, si quisieras hacerme daño lo habrías hecho antes de presentarte, entonces ¿eres una aliada? Después de todo perteneces a la familia Shimon. — Sonrió un poco mientras dejaba que las palabras chocaran torpemente entre si al momento de salir de su boca, simplemente el joven escupía todo lo que pensaba, pero ¿Cómo aquella joven podía ser su aliada si él no pertenecía a ningún bando?, su misma mente le jugaba malas pasadas. — Yo ya no formo parte de ninguna mafia, los que antes eran mis guardianes ahora son solo mis amigos, lo cual no es poco. — Se apresuró a en asegurar el castaño — Creo que te has equivocado de objetivo. — Aseguro el castaño mirando firme y sinceramente a su compañera de mesa en un intento desesperado por convencer a la pelirroja que no tenía nada que ver con las mafias.

Tsuna siquiera se dignó a mirar la carta, estaba absorto en sus propias palabras.




Sawada Tsunayoshi

Mensajes : 13

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rey blanco [Priv. Tsuna]

Mensaje por Vincent Auditore el Vie Feb 20, 2015 2:28 pm

¡Cómo amaba la comida!, sobretodo aquella que era confeccionada por manos humanas y no la enlatada que vendían en los supermercados, esa debía ser destruida, quemadas sus propias cenizas y arrojada al mar para que nadie más se atreviera a comer esas terribles abominaciones al paladar de las personas como ella. ¿Personas como ella?, su rostro mostró una ligera señal de disgusto en cuanto se sentó en la mesa del fondo acompañada por Tsunayoshi, se estaba tratando así misma como una de sus ovejitas traviesas siendo que era totalmente lo contrario a una, ¡si ni siquiera la manera en la que fue concebida había sido algo normal!; ¡No, no, no!, aquello que había pensado si que había sido una abominación contra la naturaleza de cualquiera. Elevar a sus queridas piezas a un nivel omnipotente había sido su error gramatical del día, ¡valiente, estúpida y osada mente de la informante!, estaba segura que esa era una prueba de ella misma para ella misma. Un dios que se golpea la cabeza contra las paredes para probarse el mismo, un dios que vive de paradojas, un dios que trasciende, uno que-

Detuvo el rumbo de sus pensamientos, estaba a punto de soltar una carcajada y ponerse a cantar algo del estilo "bendicelos, ¡bendicelos a todos!" mientras se levantaba de la silla para comenzar a girar. Eso era estúpido, si quería ponerse al descubierto y que los demás integrantes del Varia vinieran por ella habían otras formas más divertidas y especiales. Si quieres suicidarte cuida de no ensuciar el piso y guardar tus pertenencias ordenadamente en un casillero, fin del comunicado. ¡Bep!, un memo para sí misma, estaba olvidando el punto central de toda la diversión.

Luego de su monólogo mental dirigió su mirada a Tsunayoshi, rodó por la carta que tenía en las manos sin fijarse en algo en especial y sonrió, no fue una sonrisa amable ni una divertida, fue una extraña. Una que decía claramente: haré que mojes tus pantalones, niño de piernas cortas y poder exorbitante.

¡Ah, ahn!, ¡Error! —alzó su dedo índice de la mano izquierda a la vez que apoyaba su codo sobre la mesa para sostener la cabeza en su mano libre—  Jamás dije que fuera Simon, Tsuna-kun. Solo dije que soy una pariente muy lejana del querido Enma-kun y Kozart-kun, aunque bien podría ser su hermana, prima, hija o incluso abuela de ambos... pero eso no importa ahora

Extraña explicación que no llegó a su fin, la informante movía su mano de manera desinteresada, tal como si espantara el hilo de la conversación misma con una aburrida mirada. Esas cosas costaban dinero, un dinero que el chiquillo no tendría ni en cincuenta años, esa era una información privilegiada de si misma. Que lo considerara un regalo, diversión luego de la fiesta que tendrían en esa "cena de negocios".

Vincent se río de buena gana al escuchar ese tan conocido dialogo de "yo no formo parte de ninguna mafia". Lo amaba, desde ahora ya amaba a ese ser llamado Tsunayoshi Sawada; bien, no le iba a cobrar como pensaba que lo haría en un principio, se lo regalaría todo ese día. ¡Ojalá supiera apreciar el telar que ella tejía para el!, ¡El tablero de infinita diversión para todos!, un tablero lleno de diversión donde ella sería el arbitro y juez imparcial hasta que se pusiera aburrido. Tendría una propia orquesta que tocaría su propia balada de muerte.

Arara ~ si son muchas preguntas, pero deberías saber que los informantes cobramos dinero por el trabajo. ¡Pero no te preocupes!, planeo hacerlo gratis, ahora pide algo —la Auditore indicó el trozo de papel dispuesto sobre la mesa con una sonrisa amable mientras ladeaba el rostro, imitando esas muecas de adolescentes ingenuas—. Es una orden ~

No te apures, pero apúrate. Era simple, una regla que tenía para comenzar la diversión, después de todo ella pagaría el costo de la comida.

La verdad solo he venido a verte a ti, quería conocer al chico que hizo enojar de tal manera a mi querido jefe en persona. Nunca se me dio la oportunidad de conocer al décimo, perdón, ex décimo Vongola —corrigió con una falsa mueca de dulzura en su rostro, llevando una de sus manos a los labios. En cuanto llegó la camarera a tomar el pedido ordenó algo de atún y una bebida, dejó al chico escoger en silencio para luego seguir con su conversación—. ¿Equivocarme de objetivo por que ya no eres de la mafia?, ¡me estás juzgando horriblemente mal!, ¡pero que cruel es Tsuna-kun!

Y rió nuevamente, tomando un trozo de pan de la fuente en medio de la mesa. Comenzó a despedazarlo en silencio, con la vista fija en sus dedos finos.

Solo siento curiosidad, ya te lo dije, te doy mi palabra que no tocaré uno solo de tus cabellos. Muchos querrían matarme con aún más ganas, no quiero ganarme más enemigos, es una situación difícil y lo sabes —fingía, demasiado bien, ni en sus ojos se notaba ese rastro de mentira. Si bien habían más personas tras su cabeza ahora sabía que no lograrían atraparla, era la niebla misma, atraparla era como demostrar que dios no existía—. ¿Are?¿Entonces siguen siendo tus amigos después de todo?, ¿hablas con ellos?, dime Tsuna-kun... ¿qué tanto crees que ha mejorado tu vida luego de la decisión que tomaste?, ¿Es difícil, no?, avanzar tanto para que llegue alguien y te impida continuar con tus planes, que cruel es el destino... que cruel es dios

Sus ojos se oscurecieron un tanto, una ligera pizca de amargura se le escapó por la voz medio segundo, aquellos recuerdos de su pasado seguían latentes en su cabeza. Lo bueno era que no se dejaría al descubierto gracias a ellos.

Sonrió nuevamente, despreocupada, infantil. Tiró las migas del pan hacía atrás sin preocupación a las repercusiones o a la misma cara del ex-décimo Vongola.

Cielos, y yo que pensaba que te importaba un poco más el Pony y el resto, supongo que no haz pensado en eso verdad, ¡que mal!, ¡que mal!

Tono burlón, llevó sus brazos detrás de la nuca y cerró los ojos en señal de desaprobación.



Vincent Auditore

Mensajes : 14
Localización : En el todo y la nada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rey blanco [Priv. Tsuna]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:18 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.