Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» buenas a la gente del foro
Mar Mar 29, 2016 10:48 am por Sayrus

» Buenas a todas :3
Mar Mar 29, 2016 10:48 am por Sayrus

» Ciaossu, gente!
Mar Mayo 05, 2015 12:48 pm por Cannon Indeciso

» Tengo tendinitis y me rebané un jodido dedo
Miér Abr 08, 2015 8:00 pm por Diana Keigo

» De encuentros y confusiones inesperadas [Itzuma Daimaou]
Dom Abr 05, 2015 2:19 pm por Sora Takahashi

» # Reglamento general
Dom Abr 05, 2015 3:28 am por ChachisPistachisTKM

» Ficha de Shion  H. Toudou
Miér Abr 01, 2015 5:38 pm por Itzuma Daimaou

» # Registros de empleo/cargos
Lun Mar 23, 2015 7:03 am por Dino Cavallone

» # Registros de físicos
Lun Mar 23, 2015 7:00 am por Dino Cavallone

JOKER
HEADMASTER
PERFIL | MP
DIANA KEIGO
ADMINISTRADORA
PERFIL | MP
HERMANOS


ÉLITE

50x50
Photobucket Kingdom of the Old Ones
PearlHook University
Ratbag Punce
El ultimo cosmos
East of Eden Magnetic


Afiliados Normales


Katekyo Hitman Wars! © Es un foro que trabaja bajo la licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

La historia del foro pertenece a Akira Amano y ninguna de de las imágenes utilizadas nos pertenece, el crédito va para sus respectivos autores. Imágenes provenientes de Zerochan, Deviantart, Pivix y Tumblr; códigos provenientes de Sourcecode

El diseño del foro fue elaborado por ROSHIO (VMPRLSS.FOROACTIVO) & P4NICO.

Licencia de Creative Commons


Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Mensaje por Diana Keigo el Vie Ene 16, 2015 7:58 pm

Easter Egg

Su cabeza daba vueltas y vueltas intentando encontrar la solución obvia al problema aparente, lo había leído de casualidad en un foro en uno de sus ratos de ocio fuera de toda la locura que eran sus investigaciones y experimentos. No podía ocultarlo a nadie Portal 2 era su juego favorito y que ella no pudiera encontrar aquel huevito de pascua era simplemente una blasfemia para sus tres días de juego sin dormir y la pistola de portales a medio hacer que había dejado en su departamento pequeño de japón.

Sacudió un tanto su cabeza, estaba perdiendo la concentración de una manera horrenda -aunque eso no le quitaba la sonrisa del rostro-, cerró la laptop y bebió el último sorbo de café que le quedaba en su tasa de blanca porcelana. ¿Qué hacía ella en aquel café de Italia?, el dejar sus trabajos temporales así de la nada no era algo que ella hiciera normalmente, más aún si ellos le daban dinero para continuar con sus estudios sobre ingeniería robótica y mecánica. Keigo era alguien bastante simple, a pesar de su elevado nivel de cerebro, la razón era bastante simple.

Una beca en una prestigiosa universidad italiana.

Beca que estaba a punto de perder por figurar del lado antiguo de Vongola, y eso no le gustaba.

No se arrepentía de su bando, no claro que no, el ayudar a Tsunayoshi y compañía era algo que le gustaba de sobremanera, el poder de crecimiento de esos chicos era totalmente asombroso, y eso que no estaba evaluando el poder de sus cajas de armas, el tema que a ella más le interesaba de todo. Aquellas investigaciones estaban resultando aún más entretenidas que todo lo que creía que debía ser su futuro, ese halo de misterio era imposible de resistir.

Suspiró, guardó sus cosas, se acomodó la chaqueta corta de cuero negra y puso la mochila donde traía sus pertenencias en el lado izquierdo de su hombro antes de dirigirse a la caja a pagar casi tarareando de la alegría.

Diana Keigo
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 199
Localización : Velvet Room

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Mensaje por Byakuran Gesso el Vie Feb 06, 2015 5:12 am


Tomago es igual a huevo de Pascua
White hair, red eyes, black heart and black soul. Child of the moon

Tonto el que no lo entienda.

Cuenta la leyenda, que una hembra gitana conjuro a la luna hasta el amanecer mientras pedía entre llantos que al llegar el día un hombre la desposara. La luna ante la suplica desesperada habló y le dijo que lo tendría, pero que a cambio quería el hijo primero que le engendrara y la mujer como no podía ser de otro modo aceptó.
La luna desde hacía eones había querido ser madre, antes de la creación del primer ángel, del primer hombre, de la primera mujer, de lo primero que había existido después de Dios. Ella no quería estar sola, solo deseaba un niño al que querer, pero nadie quería dárselo. Pobre Luna.
Finalmente la pareja fue bendecida con un niño blanco como el lomo de un armiño con los ojos violetas como las delicadas flores que crecían en el campo, era un niño albino de luna.
Todos le odiaban, era diferente a los demás. Incluso sus padres, ambos los dos, a pesar de que decían que le amaban con todo su corazón, una vil y cruda mentira.
Tortura, sangre inocente se derramaba todas las noches. Niños, mujeres, ancianos, todos morían y la sangre seguía su camino a manos del hijo de la luna completamente ahogado en este liquido carmesí de vida. El pobre niño solo se conformaba.
Un día, cometió la mayor atrocidad de todas y su padre, en venganza, gritó señalandole con crueldad: “Este hijo no es mio!”. El pobre niño albino no deba crédito a sus oídos y luego delante de sus propias narices vio como de nuevo volvía a arremeter contra él hasta dejarlo casi muerto.
El final de la leyenda se perdió pero se dice que más tarde el hombre apuñaló a la mujer y abandonó al niño en el monte a su suerte.

Por eso se dice que cuando hay noche de luna llena es porque el niño de esta historia esta de buenas, pero si el niño llora la luna mengua para hacerle una cuna.

Que vívida era aquella leyenda para mi. Un hijo de la luna eh? Sonaba mucho mejor que Gesso. Era mucho más misterioso, más imperfecto, más variable, inconstante, tal y como padre un día me había descrito. Único tanto en aspecto como en cualidades. El único ser puro con un color de vida y muerte en los ojos, el puro y mortal violeta de las coronas fúnebres.
El ángel de la muerte.
Que lastima que el viejo no estuviera aquí para verme en aquellos momentos. Sonreí levemente, por una parte era bueno, las palizas habían terminado, pero por otra parte...quien fuera fantasma para verle y volver a matarle de nuevo. Bañarme con su sangre y destriparle como un cerdo, abrirle en canal...que delicia.

Continué dándole vueltas a la leyenda, esa historia con un final alternativo y “bonito” para los pequeños niños. Todo era una vil mentira. Al pobre, pequeño y tonto Byakuran lo habían seguido golpeando, haciéndole asesinar mientras que su madre era carcomida por los gusanos debido a su enfermedad. Golpe, golpe, sangre, huesos, todo había continuado en esa espiral hasta que las llamas habían consumido su cuerpo y había descubierto un nuevo mundo mientras que a la vez su primera vida le era arrebatada llevándose a su padre dejandole solo entre los mundos paralelos donde se había convertido en el monstruo que ellos siempre habían deseado.
La realidad siempre era más cruda que el cuento...siempre.

Pero solo había que caminar hacia delante, tal y como había hecho hasta ese momento, siempre recto sin desviarse, sin ver nada, acabando con todo lo que se cruzara por delante. Sin sentimientos, sin razón, caminando sin mirar esas huellas que quedaban tras de mi.
Después de un rato con aquel caminar llegué hasta un café. Tal vez estaría bien tomar algo, pero el que? Ya tenía todo lo que necesitaba en la mano, mis dulces.
Me quedé un rato mirando hacia el interior del bar como si fuera una televisión y lo que ocurría allí dentro fuera un absurdo programa que echaban un domingo por la tarde. Pero algo me llamó la atención, una cara conocida de una de las fotos que habían conseguido para mi los espías de la familia sobre los ahora “Old Vongola”, Diana Keigo, una de las nuevas compañeras de Sho-chan. Tal vez debía de acercarme y saludarla como a una vieja amiga.


...the show must go on.



MONSTER:

Byakuran Gesso

Masculino Mensajes : 19
Localización : No te importa~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Mensaje por Diana Keigo el Miér Feb 18, 2015 8:25 am

Se acercó a la caja con calma y pagó rápidamente, después de todo debía seguir trabajando en su tiempo libre. Si no eran cosas de la universidad, debía ser en el huevo de pascua sobre su amado juego que había sido nombrado en uno de esos foros frikis... y pues, si no era lo último al menos debía encontrar un trabajo temporal mientras se mantuviera en Europa, no tenía padres a los que pedirles dinero o familiares que la acogieran por necesidad, para que hablar de amigos extranjeros. "Amigos" y "Mafia" para ella iban totalmente separados, no tenía a quién pedirle ayuda por ahora si se encontraba en un aprieto, por que no quería ir y molestar a los hombres del noveno dada la situación que acontecía la Vongola actual. Así que: nada de meterse en problemas por ahora, tendría que mantener un bajo perfil hasta encontrar un techo seguro.

Iba saliendo del pequeño café cuando se detuvo de pronto, algo en su nuca le dio un pequeño escalofrío. Se volteó con simpleza y a lo lejos lo divisó, posó sus ojos en el hombre de cabello blanco que tenía la vista puesta en ella a través del escaparate no muy lejos de ella. Arqueó levemente una ceja mientras sus labios se mantenían rectos formando una mueca algo seria, ¿se trataría de algún hombre de la universidad?, desechó la idea rápidamente, ¿qué clase de universidad enviaría a un acosador a seguir a sus becados?

Una de la mafia, vamos, era simple. ¿Pero era eso posible?, no recordaba haber tenido otro encuentro cercano de ese tipo en ningún otro lugar donde había estado -y conste que eran muchos más de lo que las personas creían-, tal vez fuera por el mismo problema por el que estaba casi a punto de perder la beca de estudios. Suspiró, rascándose un tanto la cabeza con la mano libre; ¿qué le quedaba?: enfrentar el problema, ¿y si moría en ese vano intento de libertad suicidad?, genial, más oxígeno para el resto del mundo.

Con el casco bajo su brazo y la mochila sobre su hombro izquierdo salió del local tranquila, con esa cara de póquer que siempre ponía cada vez la situación requería que ella se pusiera del todo seria y no en modo "sangre Keigo". Avanzó hasta el chico de cabello blanco, quedando a una distancia prudente en caso de cualquier cosa, le saludó con un ademán de paz en sus dedos y posó su grisasea mirada en los orbes del otro.

Deberías entrar si tienes hambre, es feo quedarse afuera y ver como los demás comen — soltó de manera natural mostrando media sonrisa, hizo cuentas mentales e indicó el local con su pulgar—. ¿Te invito algo?, señor acosador

Enfrentar el problema de raíz, obviamente Diana Keigo tenía un instinto de supervivencia de un ganso... al igual que la mayoría de los ingenieros de Vongola.

Diana Keigo
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 199
Localización : Velvet Room

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Mensaje por Byakuran Gesso el Vie Feb 20, 2015 10:53 pm


Tomago es igual a huevo de Pascua
White hair, red eyes, black heart and black soul. Child of the moon


No quería ocultar que la miraba a ella, es más no es que me importara mucho que me dijera o me soltara un puñetazo si así lo deseaba por mirón. Tenía mis razones al igual que ella las suyas por adelantarse a mis actos y acercarse hasta mi.
No me moví del sitio, ni si quiera después de sus comentarios que me hicieron reír de forma musical-vaya, no esperaba que me fueras a llamar acosador, de verdad que eres divertida Di-chan-volví a reír divertido ante la postura que había adoptado la chica ante mi-pero no rechazaré tu invitación, al fin y al cabo tal y como dices estoy hambriento de dulces-saqué la bolsa de malvaviscos de mi bolsillo trasero-se me están acabando las reservas-sonreí de lado sacudiendo la bolsa haciendo que solo un par de aquellas pequeñas nubes blancas saltaran-vamos?-hice un movimiento con mi mano para dirigirnos a la cafetería que estaba al otro lado de la plaza donde servían unos exquisitos dulces que en varias ocasiones ya había degustado.

Vivir, morir. Que tan difícil eran cada una de ellas? Acaso realmente importaba mucho preocuparse por eso? Claro que no, lo importante era divertirse, incluso estando muerto podrías seguir haciéndolo no? Porque pensaba de aquella manera? Acaso yo sabía que era aquello? Sacudí mi cabeza. No, yo seguía aquí, estaba vivo, o al menos existía, yo estaba bien no?
Morir.
No me asustaba. Todos lo haríamos algún día, pero yo un no podía hacerlo.
Morir.
Hacer que tu existencia desaparezca para siempre.
Vivir para eso. Es el destino del mundo. La vida es llamada vida porque tiene un limite aunque también podía verse de una forma más optimista. La vida es vida porque estas vivo, pero aunque sea lo mismo, la gente es consciente de que esta viva porque existe la muerte. La gente lo hace constantemente, deja de existir aun incluso sin cumplir sus propósitos. Gritar al aire “no moriré!” no garantiza nada, solo es una ilusión, aunque de nuevo poniéndonos en la mejor situación vivir para morir es demasiado trágico. Lo que nos llevaría de nuevo a la paradoja. Todos habíamos nacido para morir porque si no a aquello no se le podría llamar vida, una vida sin poder morir no puede llamarse vida, es solo una existencia.

Una vez allí me senté con ella en una de las mesas que estaban en la plaza y mientras esperaba a que vinieran a tomarnos nota permanecí con mis orbes clavados en los contrarios intentando adivinar lo que pasaba por la mente de aquella chica. Al parecer no mucho, ni si quiera sabía quien era con quien hablaba. Verdaderamente los ingenieros de Vongola eran tremendamente despistados, de ser una serpiente ya la habría picado-no tienes idea de quien soy, verdad?-continué mirándola fijamente sin importarme que eso llegara a molestarla-no obstante sabes que no voy a tu universidad, y estas en lo correcto con tus suposiciones, pues pertenezco a ese circulo cerrado que empieza con M-sonreí ampliamente cerrando mis ojos a la vez que estos se arqueaban con suavidad-quien podrá ser? Se preguntaba la joven Diana-continuó hablando como si de un narrador se tratara y estuviera relatando una historia-entonces la bella morena se vio sorprendida por unos helados que la perseguían y se la comían con sirope!-exclame levantándome de golpe de mi silla haciendo que esta cayera con un ruido sordo hacia atrás volviendo a tomar asiento como si no pasara nada cuando llego la camarera atendiéndonos-yo quiero malvaviscos con vainilla y chocolate por favor-sonreí inocentemente esperando a que la contraria pidiera borrando por un momento mi simpática mascara volviendo a clavar mis ojos sobre la figura ajena.


...escoge tus últimas palabras, esta es la ultima vez. Porque tu y yo, nacimos para morir.



MONSTER:

Byakuran Gesso

Masculino Mensajes : 19
Localización : No te importa~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Mensaje por Diana Keigo el Dom Feb 22, 2015 10:47 pm

¿Di-chan?, ¿Aquel hombre le conocía entonces?. Le analizó detenidamente con la mirada por segunda vez, esta vez deteniendo todos los procesos paralelos de su cerebro para poder identificar completamente a su acosador, pero no hubo caso, no había rastro de información sobre él y tampoco encajaba en alguna de las descripciones que Irie le había dado sobre los niños Vongola. Suspiró de manera baja mientras mostraba una sonrisa por el apodo que le habían dado sin siquiera conocerse, ¿debía darle un apodo ella también para fomentar la confianza?, era un buen plan, pero el dilema más grande es que ni siquiera conocía su nombre. Para Diana el joven de cabellos blancos se quedaría como "acosador-san" de momento, incluso podría acortarlo a "aco-san".

Que divertida manera de jugar a la caperucita y el lobo, de verdad podía ser un ingenua perdida en un país de las maravillas, extraviada en una novela de fantasía sin retorno. Claro que la diferencia entre esas reinas del drama y ella era básica: ella si sabía defenderse en el peor de los casos, no estaba dispuesta a morir aún en manos de algún mafioso enviado a liquidarla, primero tendría que encontrar a su hermano. Luego de eso podrían hasta hervirla en aceite, no le importaba en lo más mínimo; incluso hasta se veía como prototipo de una super computadora.

Cuando llegara a casa, en Japón, lo anotaría en su testamento.

Adelante, pareces conocer más Italia que yo, Aco-san —habló también en tono cantarín, imitandole casi mientras le seguía el paso. A su lado, sin nada más que sonreír de manera ligera.

Se sentó en la mesa, colocando su casco debajo de la mesa y su mochila sobre las piernas. Acto seguido, apoyó sus codos sobre el mantel blanco para dejar descansar la cabeza entre sus manos, sosteniendo la mirada que el otro tenía puesta sobre ella. Negó internamente, tratar de saber lo que ella pensaba era una perdida enorme de tiempo, tenía tantas cosas en mente que era realmente un caos entrar a su propia dimensión.

La verdad no tengo la más mínima idea, estás en lo correcto —colocó una mano bajo su mentón, comenzando a analizar los hechos mirando al cielo—. ¿Circulo cerrado con "M"?, umh... ¿No serás el amigo "nostálgico" de Irie-sama?

Y fue inevitable mantener la compostura luego del asalto de los helados, de tiró un poco hacía atrás con su silla, con los ojos un tanto abiertos para después terminar por soltar una ligera risa. En cuanto llegó la camarera solo pidió una copa de helado con piña, después de todo ya había comido algo en la cafetería anterior. Se colocó en su posición anterior, con los codos sobre la mesa y observó al hombre frente a ella.

La verdad me gusta más comer helados que ser perseguida por ellos, a todo esto... ¿No importa que quiera saber tu nombre?, pareces conocer más de mi que yo misma, acosador-san —Diana era alguien que se caracterizaba por ser horriblemente sincera tanto consigo misma como con los demás, si había un problema con ella ese era el peor de todos los males—. No suelo visitar mucho Italia, ¿Tú si?. Es una ciudad hermosa, aunque preferiría llegar a conocer Vinci o quizás Venecia en tiempo de fiesta

Volteó la cabeza hacía un lado, observando como una joven pareja parecía disfrutar de un almuerzo a solas. Su interés pareció centrarse durante un instante en ellos dos, no recordaba cuando había sido la última vez que había comido acompañada de alguien, era extraño como el tiempo pasaba de esa forma tan rápida.

¿Qué tengo de interesante?, solo estoy a punto de perder una beca universitaria... supongo que debes saber sobre el tema de Vongola, me gustan los Azafranes. Me gustaría que escribieras eso en una hoja de papel y lo pusieras al lado de mi cadáver si planeas matarme, por que de mis investigaciones no obtendrás absolutamente nada

Sentenció con voz dura y mirada fría al voltearse para observar directamente a los ojos del otro. Expresión que mutó al segundo que la camarera llegó con el pedido a la mesa, se habían demorado menos de lo que esperaban. Diana sonrió.

Diana Keigo
Admin
Admin

Femenino Mensajes : 199
Localización : Velvet Room

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Mensaje por Byakuran Gesso el Dom Mar 01, 2015 9:08 am


Tomago es igual a huevo de Pascua
White hair, red eyes, black heart and black soul. Child of the moon


Jugué con la pajita del batido mientras la chiquilla continuaba hablando. Era obvio que no tenía idea de quien era y por la forma en hablarme, ya que consideraba que alguien como ella me hablaría de la misma manera en la que la estaba haciendo aunque fuera el jefe de la familia a la que pertenecía por lo que mi sonrisa solo se podía ampliar por momentos. En realidad me agradaba aquella especie de chica electrónica. Me recordaba a Spanner a pesar de que nunca había llegado a entablar mucha conversación con él cuando lo había reclutado junto a otras piezas claves de mi tablero me había parecido una persona de los mas peculiar y fascinante. En aquellos momentos en los que había tenido que escoger a aquellas personas que formarían conmigo Millefiore me había andado con pies de plomo, igual que se fuera un dragón, buscando aquellas piezas que mas brillaran de todas entre tanta chatarra que había para custodiarlas para siempre a mi lado, atesorarlas como si de una madre me tratase con sus hijos. No, eso era una mala comparación, al fin y al cabo había matado a aquel pequeño retoño fruto de mi sangre. Más bien sería...protegiendo aquellas personas como lo que eran, pieza importantes y fundamentales para conseguir mi meta, lo que más anhelaba y ansiaba en aquel basto mundo.

Reí al ver que dio en el clavo con solo una pequeña pista. La verdad, aunque parecía despistada siempre conseguía dar en el clavo al igual que Spanner-bingo!-exclamé riendo completamente divertido sin poder evitarlo abriendo mis ojos de par en par con una sonrisa igual de amplia acercándome un poco al rostro ajeno-vaya vaya si que tienes buen ojo, Sho-chan habla mucho de mi?-pregunté volviendo a reír a la vez que aplaudía. Estaba realmente feliz-eh? Mi nombre? Entonces aun no lo sabes?-volví a echarme hacia atrás suspirando con fuerza algo decepcionado-entonces Sho-chan no ha hablado tanto de mi-cerré los ojos con pesadez cada vez mas deprimido por aquellas “duras” declaraciones-me llamo Byakuran, Byakuran Gesso-volví a recuperar mi entusiasmo con rapidez estirando mi mano para estrechar la contraria de una manera un tanto formal pero que en aquel momento me pareció oportuna-soy el jefe de la familia Millefiore-continué hablando sin preocuparme por si alguien estaba escuchando, al fin y al cabo lo mas probable es que pensaran que se trataba de un juego de rol y no hicieran mucho caso. No obstante si eran d ella mafia y osaban interrumpir mi maravilloso batido de vainilla y chocolate lo lamentarían-pero puedes llamarme Bya-kun-continué con aquella mueca divertida pintada en mis labios-soy procedente de Italia-pegué un largo sorbo al batido volviendo a removerlo con la pajita-creo que es bastante obvio por el apellido-le saque la lengua a la vez que sacaba la pajita dándole en la nariz a la chica con ella dejandole un punto de chocolate regresando la pajita al vaso-si, es muy bonita, pero algo aburrida cuando llevas tanto tiempo aquí encerrado...-comenté con algo de pesar.

Si bien era cierto que durante 15 largos años no había salido de Italia también era cierto que no me había movido de mi casa tampoco pues mis padres jamás me habían dejado ver la calle hasta que ambos habían muerto y yo había decidido salir por mi cuenta hasta que había sido interceptado por los de la familia Gesso que me reclamaron como su líder. Fue en ese momento cuando había comenzado a ver mundo y pasar todos mis conocimientos de teoría a la practica. Al principio debía reconocer que había sido interesante, pero pasado un tiempo todo se había vuelto monótono y todo parecía carecer de sentido. Todo era rutina, la gente vivía en una espiral cerrada a la que llamaban vida. Pero como podían llamarle a aquello vida? Era un gran insulto. La vida estaba para vivirla, no solo para existir! Aquello que ellos hacían solo era una existencia, pues todo lo que hacían era mecánico, no tenía razón de ser, no tenía nada. De ahí que yo no tuviera moral, al menos habría alguien en aquel mundo que viviría.

Alcé las manos en son de paz-ey ey para el carro, nadie va a matarte, aunque debo de reconocer que tal vez sería divertido para ver  en que zona del cráneo están tus hoyuelos-continué con aquella tranquila pero siniestra sonrisa en mi rostro-no sabes de que hablo? Es sencillo, yo te explico-me acerqué un poco mas a ella-bien pues veras tu cuando abres un cráneo con un martillo-fui escenificando todo lo que decía con mis manos llegando a ser muy gráfico-luego sacas el cerebro y te fijas en las paredes del hueso del cráneo buscando 3 hoyuelos y estos dependiendo en que parte estén determinan como era tu carácter, tu forma de ser de comportarte. Por ejemplo-me quedé pensando-recuerdo a Ben, era un esclavo que había estado en mi casa durante muchiiiiiiiisimo tiempo y un buen día mi padre me dejo jugar con él hasta que cayó redondo-omití todos los detalles escabrosos pues no quería llegar a ese punto-Ben siempre había estado con mi padre pudiendo haberlo liquidado un montón de veces, cada vez que le afeitaba con la navaja, pero porque no lo hizo? Pues verás después de que el estúpido Ben muriera me puse a examinar su cráneo para entender el porque y cuando lo partí hallé la respuesta-golpee con fuerza la mesa como su hubiese partido la cabeza de esclavo allí mismo-en la parte occipital del cráneo allí estaban, tres hoyuelos muy marcados, justo en la zona correspondiente a la sumisión. En cambio si hubiese tenido el cráneo de un Isaac Newton o Galileo esos tres hoyuelos hubieran estado en la zona del cráneo mas asociada a la creatividad, pero era el del viejo Ben y en este cráneo desprovisto de talento los hoyuelos se encontraban en la zona del cráneo mas asociada con el servilismo-concluí mi relato-donde estarán tus hoyuelos? Apuesto casi por la creatividad no?-sonreí ampliamente tomando otro sorbo de mi batido con tranquilidad.


...crash.



MONSTER:

Byakuran Gesso

Masculino Mensajes : 19
Localización : No te importa~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tomago es igual huevo de pascua [Priv. Byakuran]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:26 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.